Hombres de acero

Hace poco fui a desayunar al restaurante que le gustaba a mi abuelo Esteban , pedí lo mismo que él pedía al ir a la puntada , célebre Cafeteria de Monterrey donde asistentes ya por tradición casi los mismos comensales desde hace ya tiempo. Un café y bisquets porfavor , agregué también una malteada de fresa, ( café para los grandes , malteada para los pequeños ) estar sentada ahí y recordar cuando le marque desde España cuando estaba de intercambio fue la gota que derramó el vaso , los sentimientos se mezclaron fue un viaje al pasado , fue como si él estuviera ahí , recordar sus pláticas sobre béisbol y política , su servicio al cliente por los muchos años que trabajó para la agencia Ford , así como el hábito que él me impuso de leer el periódico y crear una crítica con respecto a mis ideales , fue un sábado sentimental por qué después de ahí me encontré a la banda musical y fue donde mi otro hombre de acero estuvo conmigo , mi abuelo reyes , el rey de la pista , con quien yo bailaba danzón aunque mis pies nunca tocaron el suelo , él me decía la importancia del sentir la canción , el porte , la postura , como baila swing , su imaginación maravillosa y con sus múltiples historias de príncipes y dragones , castillos y princesas siempre me hizo volar , yo era su pequeña princesita bailarina , él murió antes de mi primer recital de ballet , hace mucho que colgué las zapatillas de ballet y tome los tenis deportivos , pero sé que los dos desde cielo , siguen estando orgullosos de mi ... Abuelos , todavía me falta conseguir unas metas más ... Y dejare los apellidos de estas hermosas familias más alto , como me lo enseñaron mis hombres de acero :) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nuevos comienzos

Quisiera...

Mi cumpleaños